Cameron Macaulay, el niño escocés reencarnado

lunes, 6 de abril de 2009

 

Hace unas semanas vimos en Cuarto Milenio extractos de un reportaje de la BBC sobre un niño escocés que hablaba de una vida anterior, y relataba con todo lujo de detalles momentos de esa vida pasada en la Isla de Barra, junto con sus padres y hermanos. Me pareció un reportaje sorprendente, he encontrado más información en el blog de Heyper, en Gamefilia (http://blogs.gamefilia.com/categorias/temas/reencarnacion-misterio) y os lo adjunto aquí.
Ésta es la historia de Cameron Macaulay, el niño escocés reencarnado:
La madre del pequeño Cameron aseguró que su hijo le había comentado en más de una ocasión hechos vividos en la Isla de Barra. La madre testifica que el niño nunca había estado en dicha isla, pero él hablaba de su familia, de su padre, que según él había muerto "por no mirar a los dos lados", de sus hermanos, con los cuales dice que jugaba en la playa, etc... El niño afirma que el tiene una vida anterior, y se preocupa, dado a que su familia no le cree. Su madre nos cuenta que el se queja de que "en su casa solo hay un baño, mientras que cuando vivía en la Isla de Barra el tenia 3 baños." Muchos días el pequeño Cameron llora, porque dice que su madre debe de estar extrañándolo y echándolo de menos. Quiere que su familia de Barra sepa que esta bien.


Conforme el niño ha ido creciendo, los datos que daba de su antigua vida eran mas precisos: afirmaba que tenia un perro blanco y negro y un coche negro. Decía que su madre tenía el pelo largo, y que su madre actual y ella se iban a llevar bien. Asegura que el veía aterrizar aviones desde la ventana de su casa, y hasta en una ocasión, le dijo a su madre actual, que si alguna vez iban a Barra, le enseñaría un escondite por el cual el y sus hermanos se escapaban a la playa. Otro dato que sorprende por su precisión es el nombre de su padre: Shane Robertson.
La madre del chico, preocupada por su hijo, contacto con el psicólogo Jim Tucker, especialista en casos de reencarnación. Viajaron hacia Barra en 2005. Al llegar, se pusieron en contacto con los isleños, preguntándoles si conocían una casa de color blanco en la bahía, que era la descripción que daba Cameron. También preguntaron por los Robertson, pero nadie los conocía. Pero al día siguiente, recibieron una llamada en el hotel en el cual se hospedaban, informándoles de la existencia de tal casa y de esa familia. Pero solo se lo comunicaron a los adultos. Entonces decidieron conducir por la zona de la casa, para saber si Cameron la reconocía. Y así fue, el niño dijo que era allí donde vivía. Pero en la casa ya no vivía ningún Robertson. Aun así, les dejaron pasar. El niño conocía todos los rincones de la casa, e incluso se acordaba de las grietas. Estaba triste, porque no encontraba su hogar como él lo recordaba. Al cabo de unos días, se pusieron en contacto con una señora de apellido Robertson, que afirmaba que ella tenia familia que había vivido en la isla. Les enseñó unas fotos, y en ellas aparecían los citados y tantas veces repetidos perro blanco y negro y su coche negro.

Todo lo que Cameron contaba era cierto, pero sólo falló en un dato: la señora Robertson no recordaba a nadie de su familia que se llamara Shane, y menos que hubiera muerto atropellado. Norma, la madre actual de Cameron, asegura que hizo lo correcto al llevar a su hijo a visitar su antigua casa. Cuenta además, que Cameron nunca habla de la muerte; sólo una vez le comentó a un amigo que no se preocupase por morir, que si lo hacía volvería.

11 comentarios:

Francesc Punsola dijo...

Caso extremadamente interesante, del qual se obtienen algunas lecturas de curiosa interpretación. Por un lado se desprende que la muerte no és el final de la trayectoria y/o aprendizage de una persona.
La otra és que las opciones que emprendemos en la vida abren muchos futuros paralelos y que la muerte hace de puente entre futuros paralelos que transcurren hacià delante y no a la inversa. Nadie del futuro parece haberse reencarnado hacià el pasado, al menos que se tenga constància.
Muy interesante.

Anónimo dijo...

para mi tendrian q creerle al nene xq puede ser q halla reencarnado!!

Anónimo dijo...

Si, habria que creerle, porque tendria que haberselo inventado?

J.One dijo...

Pues al Francesc Punsola no le vendría nada mal reencarnarse, sobretodo porque continúe con su "aprendizage", a poder ser, de ortografía.

Anónimo dijo...

Aprendizaje, campeón. Anda que el otro también...

Guía Lucecita dijo...

Hola buenas,
Soy Guía Lucecita del Blog AMA AL SEÑOR TU DIOS, estoy tratando por todos los medios de conseguir seguidores ya que me gustaría compartir diferentes experiencias espirituales que he experimentado, me encantaría que se pasara por mi blog y a ver qué le parece,
Un saludo y gracias de antemano,
Guía Lucecita

Manuel Añarumba dijo...

psss yo pienso q este mundo esta cada ves esta mas loco y la locura no kiere invadir y tu q piensas???????????????????????

Guía Lucecita dijo...

Eso de la locura es muy relativo y dicen que al final los locos tienen la razón, yo creo realmente que este caso no es algo inventado, un niño tan pequeño no tiene la capacidad de inventar tantas cosas y además de ese tipo, y en caso de tenerla, no de que todo le coincida y le encaje como le pasa a el, miren este vídeo y verán realmente como fue la historia, ES REALMENTE SORPRENDENTE!

https://www.youtube.com/watch?v=8_-3Gork8tU

calin ramos dijo...

En mi opinión, creo que estamos en un mundo lleno de creencias diferentes, pero lo que no se debe decir es que venimos todos de una cultura, por que siempre habrá otra que la contradiga, personalmente, este niño tiene todas de las de perder y todas las de ganar, gente que le creerá y gente que no, ahora, deberíamos de preguntarnos, ¿cual es el comienzo de todo? y allí encontraremos la respuesta, hasta que no lo sepamos, este mundo estará lleno de contradicciones, de grandes preguntas, con grandes respuestas esperando...

Anónimo dijo...

puta

Anónimo dijo...

Hola Anónimo, en cuanto al comentario que has dejado que pone exactamente:
-puta-
a cuento de que viene? Estamos hablando de la reencarnación, te has equivocado?
Un saludo.